Encuentra todo sobre el agua

 
 

Imagen
 

¿Qué es el agua?

  1. Definición
  2. Características y propiedades

Definición:

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, el agua es una “sustancia cuyas moléculas están formadas por la combinación de un átomo de oxígeno y dos de hidrógeno, líquida, inodora, insípida e incolora. Es el componente más abundante de la superficie terrestre y, más o menos puro, forma la lluvia, las fuentes, los ríos y los mares; es parte constituyente de todos los organismos vivos y aparece en compuestos naturales”.

Como puedes ver, esta definición nos habla de:

  • Su composición molecular. El agua es un compuesto formado por átomos de dos elementos: el hidrógeno y el oxígeno. En cada molécula de agua hay dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, por lo que su fórmula química la expresamos como H2O.

Molécula Agua

  • Inodora, insípida e incolora. Curiosamente, al agua se la suele definir por lo que no tiene. Según la definición más clásica y simple, el agua es un líquido inodoro (sin olor), insípido (sin sabor) e incoloro (sin color).

    Sin embargo, esto sólo es cierto en el caso del agua pura (como el agua destilada que se usa para la batería de los coches), que en realidad no podemos encontrarla en la naturaleza, ya que en ella siempre encontraremos disueltas diversas sustancias, normalmente sales minerales: en la del mar, por ejemplo, cloruro sódico y elementos como el yodo, el oxígeno o el hidrógeno; en el agua de los manantiales, sales de calcio y manganeso, y a veces también compuestos como hierro y azufre; en el agua del grifo, además de sales, hay sustancias añadidas por el hombre para garantizar su potabilidad.
  • Su abundancia. El agua está presente en la Naturaleza en grandes cantidades y en diversos estados: gaseosa, líquida o sólida. A decir verdad, va cambiando de un estado a otro continuamente. Este cambio continuo por el que pasa el agua en su movimiento desde la Tierra a la atmósfera y desde ésta a la Tierra se le conoce con el nombre de ciclo hidrológico.

    Si la superficie terrestre la dividiéramos en cuatro partes, tres de ellas serían agua. ¿No te parece irónico que llamemos “Tierra” a nuestro planeta?

    Pero, si el agua se caracteriza por su abundancia, ¿por qué se habla tanto de sequía y problemas de agua? Porque esa abundancia es relativa, tiene “truco”. De todos los “almacenes” de agua de nuestro planeta, el mayor es el formado por mares y océanos. A su lado, el resto de reservas de agua del planeta son insignificantes. Así pues, la mayor parte del agua es salada (97%) y no apta para los seres vivos que vivimos fuera de ella. El agua que nosotros necesitamos es la denominada “agua dulce”, que también contiene sales pero en menor medida.

    Podemos encontrarla en ríos, torrentes, lagos, marismas, e incluso bajo tierra. Es lo que en conjunto llamamos “aguas continentales”.

    Distribución de agua en la tierra

    En realidad, la cantidad de agua potable que disponemos es muy poca. De toda el "agua dulce" existente sobre el planeta (sólo un 3%), la mayor parte de ella (79%) es hielo -piensa en los Polos los glaciares, las nieves perpetuas- y otra gran parte (20%) está bajo tierra, a gran profundidad.

Pero el agua no es sólo fascinante por su abundancia y lo importante que es para la vida, sino también por ciertas características y propiedades peculiares.

Características y propiedades:

El agua posee un conjunto de propiedades físicas y químicas que la hacen única y diferente, y que permiten explicar muchos fenómenos que suceden en el planeta. ¿Quieres conocerlas?

  1. Disolvente universal
  2. Dilatación anómala
  3. Puntos de fusión y ebullición
  4. Calor específico
  • Disolvente universal. El agua tiene una gran importancia como disolvente, pues permite que sus moléculas se mezclen con las de otros compuestos sin modificar su estructura. Es el líquido que más sustancias disuelve, razón por la que se le considera el disolvente universal.

    Puede disolver, por ejemplo, muchos de los componentes de las rocas. Por eso, no existe el “agua pura” en estado natural, y tanto el agua dulce como la salada contienen disoluciones de muchas sustancias, variando su composición de un lugar a otro.

    Disolvente Universal
  • Dilatación anómala del agua. Contrariamente a lo que sucede con el resto de las sustancias, cuando el agua se congela, se dilata, aumenta su volumen. Es decir, si metes una botella llena de agua en el congelador, al cabo del tiempo la botella reventará, porque la masa de agua, aún siendo la misma, se habrá dilatado.

    Pero con la temperatura no sólo cambia el volumen del agua. También su densidad. El agua en estado sólido (hielo) es menos densa que el agua en estado líquido. Esto es muy importante para los ecosistemas acuáticos, ya que, a bajas temperaturas, el hielo de lagos y mares subirá a la superficie, creando una barrera que protegerá de las bajas temperaturas del exterior a los animales y plantas acuáticos.
  • Puntos de fusión y ebullición. Podemos encontrar agua en estado líquido entre 0º y 100º de temperatura. Por debajo de 0º se produce su congelación, su paso a estado sólido. Por encima de 100º su ebullición, pasando a estado gaseoso (vapor de agua). Esta característica es muy importante en la naturaleza, ya que permite que el agua esté presente en estado líquido en un amplio margen de temperaturas.
  • Calor específico. El calor específico de una sustancia es la cantidad de energía que hay que aportar para que 1 gramo de esa sustancia aumente 1º de temperatura. El calor específico del agua es muy elevado (4,184 J/g ºC); es decir, que para subir 1º la temperatura del agua hace falta mucha energía. La importancia de esta propiedad del agua es que la convierte en un magnífico regulador de la temperatura: por eso, en las regiones costeras, el mar suaviza la temperatura del invierno y del verano.
Fuente
  • Diccionario RAE
  • Características y Propiedades Fundación Ecología y Desarrollo (coord.). El agua recurso limitado: sequía, desertificación y otros problemas. Madrid: Estudios de Política Exterior: Biblioteca Nueva, 2003. 196 p. ISBN 84-9742-136-1.
 
Imagen