Encuentra todo sobre el agua

 
 

Imagen

¿Cómo podemos ahorrar agua?

Para no derrochar ni una gota de agua te proponemos seguir 3 pasos muy sencillos:

  1. ANÁLISIS INICIAL
  2. SEGUIMIENTO
  3. MEJORA

 

ANÁLISIS INICIAL

El primer paso es conocer tu CONSUMO PERSONAL de agua y compararlo con el CONSUMO DIARIO MEDIO DOMÉSTICO POR HABITANTE.

Este análisis inicial es fundamental para saber si tu consumo de agua es excesivo y determinar los pasos siguientes. ¿Cómo puedes saberlo? Es muy sencillo teniendo los recibos del consumo de agua en tu casa: divide el número de litros reflejado en el último recibo entre el número de días pasado entre ese recibo y el anterior. Así tendrás el número de litros gastado a diario en tu casa. Divídelo entre el número de personas que viváis en casa y sabrás vuestro consumo medio diario por persona.

Averigua ahora tu consumo personal con la calculadora de la Aquapedia:

¿Sabes cuál es el consumo diario doméstico por habitante en España? El consumo medio en España es de 160 litros (Datos de la encuesta INE 2008, para el año 2006), ¡¡60 litros más de lo que se estima necesario!!

Consumo diario promedio por habitante en España

Y estas cifras sólo hacen referencia al consumo más básico y directo que hacemos los españoles. A ello habría que sumar, por ejemplo, el agua empleada en parques y jardines, en piscinas públicas, o el agua virtual.

Ahora, reflexiona: tu consumo medio diario, ¿es mayor o menor que el consumo medio en España? Si es mayor, ya sabes con certeza que consumes más agua de la que necesitas.

¿Quieres hacer algo pero no sabes el qué? Pues llegó el momento de dar el siguiente paso.

SEGUIMIENTO

El segundo paso es seguir la evolución de tu consumo.

Ya conoces tu consumo actual; ahora fíjate en su evolución. Es sencillo gracias a los recibos, ya que algunos incluyen incluso un histórico de tu consumo.

Con este paso podrás descubrir posibles fugas o averías. Para ello, lo mejor es observar tu contador entre dos periodos sin consumo de agua (por ejemplo, por la noche o después de vacaciones); si en dicho período se refleja algún consumo de agua es conveniente que tomes medidas al respecto.

¿Preparado para dar el tercer paso?

MEJORA

El tercer y último paso, una vez que has descubierto que tu consumo es superior al debido, es mejorar, ¿no te parece? Para ello es necesario que en cada espacio de tu casa en donde habitualmente se produzca un consumo de agua (la cocina, el baño...) cumplas tres requisitos:

a) REPARACIÓN DE FUGAS
b) CAMBIOS TECNOLÓGICOS
c) CAMBIO DE HÁBITOS

 

a) REPARACIÓN DE FUGAS:

A menudo, acciones tan simples y baratas como cambiar una goma o una pequeña limpieza para eliminar cal pueden suponer el ahorro de miles de litros al año. ¿No te lo crees? Pues sigue leyendo.

• El inodoro:

- Aunque parezca mentira, un inodoro que tiene una fuga puede gastar ¡200.000 litros al año!
- ¿Cómo localizar una fuga? Si la fuga es grande, seguro que oyes el ruido del agua fluyendo.

Reparacion de fugas

Para las fugas pequeñas te recomendamos lo siguiente:

Coloca un colorante alimentario en la cisterna del inodoro. Espera unos 15 minutos. Si aparece colorante en la taza del inodoro… ¡tienes una fuga!

- Posibles razones de la fuga:

La goma (arandela de caucho) no encaja correctamente en su sitio. Colócala o cámbiala. La cal o la corrosión tapan la goma. Límpiala. El sistema de descarga está roto. Llama a un profesional para su reparación.

• Los grifos:

- Como en el caso de los inodoros, es frecuente que una arandela de caucho en mal estado o la acumulación de cal sean la causa de pequeños goteos en algún grifo de nuestra casa. Pequeñas pérdidas a las que apenas damos importancia. Total, por unas insignificantes gotitas.

¿Sabías que el goteo de un grifo representa un despilfarro de 30 litros al día? Es decir, ¡más de 10.000 litros al año!

Y eso por un solo grifo. Con la cantidad de grifos que tenemos hoy en casa, ¿te imaginas si más de uno pierde agua? ¿Imaginas la cantidad de agua desperdiciada si todos los españoles nos permitimos el lujo de dejar que un grifo gotee?

- Sin embargo, ¿y si cambiamos gomas, limpiamos la cal... y aun así seguimos teniendo un consumo muy elevado de agua? Entonces, tal vez haya llegado el momento de plantearse el desembolso de algo más de dinero e invertir en algunos cambios tecnológicos para tu hogar.

b) CAMBIOS TECNOLÓGICOS:

Está claro que la mayoría no podemos permitirnos, de un día para otro, el desembolso que supone cambiar todos los electrodomésticos de la casa para adquirir unos nuevos más ecológicos.

Aunque esa sea una inversión (medioambiental y económica) que todos debiéramos plantearnos realizar progresivamente, como a continuación podrás comprobar, no todas las medidas propuestas en este apartado suponen un gran gasto. Sin embargo, a la larga, tu bolsillo y el planeta te agradecerán todas ellas.

• Los grifos:

- El grifo con ruleta es el grifo más común hasta hace poco Al girar la ruleta el mecanismo se desplaza, dejando libre o tapando el paso del agua con una pieza de caucho.

Grifos

A pesar de ser los grifos de toda la vida, no conviene que seamos nostálgicos, porque no son el tipo de grifo más eficiente.

- El grifo con monomando es un grifo cada vez más habitual. Funcionan moviendo la palanca en dos sentidos: desplazándose hacia arriba se abre progresivamente el grifo y accionándola hacia abajo se cierra; girando la palanca de derecha a izquierda se obtiene gradualmente agua fría, tibia o caliente. Para uso doméstico, éste es más adecuado que el grifo anterior.

• Reductores de caudal:

- Estos dispositivos se pueden incorporar en las tuberías de los lavabos o duchas para impedir que el consumo de agua exceda un consumo fijado.
- Con ellos, frente a los habituales 15 litros por minuto de un grifo, pasaríamos a consumir 8 litros por minuto.
- Instalado en una ducha, frente al habitual caudal de 20 litros por minuto, consumiríamos sólo 10 litros por minuto.
- Su precio ronda los 10 euros y si eres algo “manitas” podrás ponerlo tú mismo. Si no, siempre puedes llamar a un profesional.

Reductores de caudal

• Aireadores:

- Otra opción es enroscar aireadores en los caños de los grifos y duchas, cuya función es incorporar aire al chorro de agua, aumentando en apariencia su volumen.
- Así podemos reducir el consumo de agua ¡hasta el 40%!
- Son fáciles de encontrar, su instalación es sencilla y su precio es menor que el de los reductores de caudal, rondando los 5 euros.

Aireadores

• Inodoros:

- A pesar de que se trata de una medida más costosa, una buena forma de ahorrar agua en casa es instalar inodoros con sistema de descarga eficiente.
- Frente a los inodoros tradicionales (9 ó 10 litros por descarga), los nuevos inodoros son capaces de reducir a la mitad el gasto de agua.
- Existen dos tipos de inodoros con sistema de descarga eficiente: inodoros con sistema de interrupción de descarga, condos pulsadores diferentes que permiten escoger al usuario entre dos volúmenes distintos de descarga de agua: 6-9 litros ó 3-4 litros. Inodoros con paro voluntario de la descarga, en los que al volver a pulsar el botón la descarga de agua se interrumpe sin gastar toda el agua de la cisterna.

Inodoros

• Electrodomésticos eficientes:

- Otra medida es invertir en electrodomésticos más modernos y respetuosos con el medio. Nos referimos, ante todo, al lavavajillas y la lavadora.
- Lavavajillas eficiente: además de eficiencia energética, prevención de un consumo excesivo de detergente, emisiones sonoras limitadas, etc., existen ya en el mercado lavavajillas con consumos inferiores a 10 litros de agua por ciclo, frente a los 20 litros de un lavavajillas normal.
- Lavadora eficiente: además de su eficiencia energética, eficiencia de centrifugado, ruido, prevención de un consumo excesivo de detergente, fácil reciclado, etc., una lavadora eficiente no debería consumir más de 15 litros de agua por kilogramo de ropa en el ciclo normal de algodón a 60ºC, o sea, 60 litros por ciclo para una lavadora de 4 kilogramos de capacidad.

Pero... ¿y si después de gastarnos un dineral cambiando grifos, inodoros y electrodomésticos llega la próxima factura y nuestro consumo de agua es superior al recomendado?

Lo cierto es que, más allá de fugas y aparatos más o menos respetuosos con el medio, miles de litros se pierden a diario por simple por comodidad. Ha llegado el momento de dar un último paso, el más barato pero también el más difícil: cambiando unos pocos hábitos diarios puedes lograr un consumo más eficiente y razonable.

c) CAMBIO DE HÁBITOS:

Ya sabemos qué hacer para que no se pase ni una sola fuga, nuestros electrodomésticos, grifos e inodoros son los más avanzados, y aun así... ¡seguimos teniendo un consumo superior al recomendado! ¿Cómo es posible?

Tal vez sólo necesitas cambiar algunos hábitos en el baño, la cocina, la colada o fuera de casa.

Consejos de la Aquapedia:

• En el baño:

- Mejor ducha que baño. Frente a los 250 o 300 litros de capacidad de una bañera, una ducha eficiente (manteniendo el grifo abierto solo lo imprescindible y utilizando reductores de caudal o aireadores) puede consumir menos de 50 litros de agua.
- Utiliza el agua únicamente cuando realmente la necesites. Cierra el grifo mientras te enjabonas, mientras te afeitas, mientras te cepillas los dientes.
- No utilices el inodoro como papelera. Si tienes ese mal hábito, ten en cuenta que gastas inútilmente muchos litros de agua (la capacidad de la cisterna del inodoro) cada vez lo utilizas para tirar una colilla o un papel en vez de emplear la papelera.

• En la cocina:

- Guarda una botella de agua potable dentro de la nevera. Si te gusta beber agua fría, esa es la mejor opción, porque si dejas el grifo abierto esperando que salga agua fresca desperdicias muchos litros en un solo momento y por un vaso de agua.
- No descongeles alimentos bajo el chorro de agua. Sé un poco previsor y sácalos la noche anterior.
- Llena el lavavajillas antesde usarlo y emplea la opción de “media carga” solamente en casos excepcionales y tengas mucha prisa.
- Si friegas los platos a mano, no lo hagas con el grifo abierto. Lo mejor es utilizar una pila para enjabonar y otra para aclarar. Si no tienes dos pilas utiliza algún barreño.

• La colada:

- Utiliza la lavadora cuando esté llena y emplea la tecla de “media carga” solamente cuando tengas mucha prisa, ocasionalmente. En teoría, este programa permite ahorrar agua y energía, pero realmente el consumo aumenta en un 30% frente al consumo de una lavadora llena.
- Ajusta la dosis de detergente según la dureza del agua.Un agua blanda necesita menos detergente que un agua dura. Las dosis de detergente en función de la dureza del agua están incluidas en los envases de detergentes.
- Evita el prelavado en la lavadora siempre que sea posible.

• Fuera de casa:

El uso del agua fuera de casa puede aumentar el consumo doméstico al menos un 50%.

- Limpia con escoba y recogedor. El uso de la manguera para limpiar la terraza o el jardín puede suponer el uso de unos 200 litros de agua extra.
- Es suficiente con limpiar el coche una vez al mes. Para ello, la estación de lavado es la solución más eficiente: 35 litros frente a los 500 litros gastados con una limpieza manual con manguera sin corte automático. Si no pueda recurrir a un lavacoches, usa un cubo y una esponja en vez de una manguera.
- Si tienes jardín, debes tener en cuenta diversos factores para evitar el derroche de agua: el diseño del jardín; el análisis del suelo; la selección de especies; las zonas de césped y los tapices verdes; el uso de recubrimientos de suelo; el riego eficiente; el mantenimiento. Cada uno de estos factores da para hablar extensamente y, si estás interesado en el tema,puedes encontrar muchos libros y mucha información en Internet acerca de la xerojardinería, una modalidad de jardinería que busca el uso eficiente del agua en los jardines,adaptándose a las condiciones climáticas del entorno sin que por ello dejen de ser bonitos.

Si después de seguir los tres grandes pasos para ahorrar agua en tu hogar sigues preguntándote qué más puedes hacer, te invitamos a ver algunos proyectos en los que puedes colaborar.

Fuente
  • ECODES (Ecología y Desarrollo)
 
Imagen